Memorias Atadas

Cuando corras puedo tratar de aflojar las correas que te atan aquí pero no prometo conseguir separarte para siempre porque, aunque sean invisibles, hay ataduras indestructibles que vienen de promesas inquebrantables.


Atado en el porche con las cuerdas en las muñecas, lazos en los tobillos y presión en el cuello, las marcas no importan tan solo el momento, la bombilla tililante y la brisa fresca acompañan, esperando el amanecer sin manta ni un cuento que permitan conciliar el sueño. Preservando las memorias como cantos infiltrados en el presente y aguantando las lágrimas como a niños por la noche.


Tener una idea hoy en día es estar absolutamente loco y tener una historia que contar mucho más

BY: Kiissy

Comentarios

Entradas populares de este blog

VEN Y PROCURA

Confianza

Por las telas de mi cuerpo