sábado, 24 de febrero de 2018

GÉNERO

Lo de hoy es algo nuevo para este blog, es algo de lo que no he hablado aquí todavía y ese hecho es indignante, porque para una cosa más que decente que me enseñan en la universidad...

Os pongo en contexto de una formación superior en la que los debates escasean y que hablar mal de la gente es pasatiempo nacional. Aquí surge una tertulia acerca del género, gracias a la asignatura de "Comunicación para la Igualdad", como veis, muy necesaria.

Por supuesto me refiero al género de 'masculino y femenino'. La sociedad en la que vivimos es:

-Cisgénero: Los órganos sexuales, es decir, el sexo de las personas y el género con el que se identifican coincide. Si tienes pene eres macho y si tienes vagina, hembra.

-Heteronormativa: Siendo cisgénero el hecho de ser hombre y tener pene significa que te atraen las mujeres y vaginas. Es decir, por norma, es una sociedad heterosexual.

Ser mujer con pene o hombre con vagina se deja entrever como un género roto, que no encaja ni coincide, al igual que aquellos transgénero que llevan a cabo una cirugía para el cambio de sexo. La teoría sobre la que se sustenta la convivencia social, no está preparada para entender estas posturas como otro tipos de género entre lo 'masculino y femenino'.

Ya que las personas no pueden etiquetarse y son demasiado complejas como para poder clasificarlas en únicamente dos categorías, el término QUEER recoge todas aquellas orientaciones y acciones performativas (actos prolongados en el tiempo) que se salen de la norma.

Esto no es un análisis en profundidad, pero he intentado plasmar los conceptos clave, que pueden tender un puente en un futuro cercano, entre la relación que hemos tenido los unos con los otros como sociedad hasta ahora y de aquí en adelante.

El amor es amor, lo mires por donde lo mires. Si hay violencia y dolor, no es amor. Si hay pruebas y órdenes, no es amor. Si hay medias verdades que ocultan la realidad por miedo, no es amor. El amor no tiene un sexo, género ni sexualidad definida ni definitiva.

El amor nace en una persona y desde ahí se extiende sin límites al mundo entero, todo depende de la persona.

 

BY: Kiissy

PD: Judith Butler y Simone de Beauvoir

La segunda historia

Yo esta historia me la conozco. Me sé sus atajos y laberintos, las puertas traseras, y controlo las luces de emergencia que señalan el inicio de cada capítulo... Y su final.

Esta historia la he vivido a la inversa, cuando ella era la enamorada y yo, sin saber querer, era quien buscaba otra cosa. Ahora soy yo quien ama y ella la que me deja por algo más real. No hay un malo en esta historia. No hay un culpable más que la distancia.

Lo único que puedo hacer es protegerme, no quiero acabar como acabó la enamorada en la primera historia. No quiero ser un fantasma que sigue imperturbable y que de tantas mentiras que le conté, ya no sabe diferenciarlas de la verdad. 

Tan solo me queda desaparecer, que la dignidad que nos hacer levantar cada mañana, haga que en esta segunda historia, el amor sea del bueno. Que se note que han pasado los años, hagamos uso de la razón, de forma que si se quiere olvidar de mi, que lo pueda hacer, pero bien.

El amor seguirá ahí, si es del bueno y aunque esté ahí sin corresponder, si es del bueno, no debe de doler.





Destronada

El cuento en el que la reina se dio cuenta de que de su castillo había sido destronada. Cómo corrió la tinta de los pétalos de cada una de...