sábado, 24 de febrero de 2018

La segunda historia

Yo esta historia me la conozco. Me sé sus atajos y laberintos, las puertas traseras, y controlo las luces de emergencia que señalan el inicio de cada capítulo... Y su final.

Esta historia la he vivido a la inversa, cuando ella era la enamorada y yo, sin saber querer, era quien buscaba otra cosa. Ahora soy yo quien ama y ella la que me deja por algo más real. No hay un malo en esta historia. No hay un culpable más que la distancia.

Lo único que puedo hacer es protegerme, no quiero acabar como acabó la enamorada en la primera historia. No quiero ser un fantasma que sigue imperturbable y que de tantas mentiras que le conté, ya no sabe diferenciarlas de la verdad. 

Tan solo me queda desaparecer, que la dignidad que nos hacer levantar cada mañana, haga que en esta segunda historia, el amor sea del bueno. Que se note que han pasado los años, hagamos uso de la razón, de forma que si se quiere olvidar de mi, que lo pueda hacer, pero bien.

El amor seguirá ahí, si es del bueno y aunque esté ahí sin corresponder, si es del bueno, no debe de doler.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario y haz más amena esta hora del té :) GRACIAS

Les tiene miedo.

Tiene la cara como un esqueleto de cabra, tiene el morro ennegrecido por el ahumado de los años y el desgaste de los cirios que le salen de ...