lunes, 26 de diciembre de 2011

2012

Creo sinceramente que la gente no quiere ver su rostro envejecido por no sentir merecidas las arrugas de la sabiduría que se ciernen sobre la piel formando los surcos del pasado presente y un futuro con días contados. Porque en el fondo sabemos que no estamos preparados que un caminante que mira al suelo desaprovecha su camino como nosotros con la vida y las cosas que no aprendemos.


Quiero desear una muy muy feliz navidad a todos que sean tiempos duros, que no siempre el amor esté en el aire o que la realidad golpee las mejillas de la gente sigue adelante por el futuro y el presente, porque será una valiosa lección que guardarás en tu corazón y que a la próxima nada ni nadie podrá detenerte. 


Que en este nuevo año te guíe la fuerza y la ilusión de tu despierto corazón, prepáralo con vacunas y sedantes, tiritas y vendajes no le cierres ninguna puerta ni fuerces las otras, porque si están con candado es por algo.


Siente ese amor escondido tras las sombras, que alejamos por no recordar que no todo lo que brilla es bueno ni toda la oscuridad mala.


No digas no sin un argumento, da igual si es decente o no, tan solo dilo y no permitas que nadie lo analice ni descarte sin haberlo hecho tu antes.


Todos tenemos derecho a sentirnos mal, refugiarnos bajo las mantas y sentirnos desgraciados pero nada de eso puede perdurar tanto tiempo como para saciar tu corazón sientete afortunado por poder decirle basta, por ese autocontrol.


FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO!



sábado, 24 de diciembre de 2011

Lovely Daddy

Alasse escribía una y otra vez la carta a los reyes magos y Santa Claus. El pompón al final del bolígrafo se agitaba incansable mientras ella fruncía el ceño, tiraba la hoja y volvía a empezar.


Sus labios formaban una fina línea de determinación, este año quería conseguir el regalo más grande que se puede pedir, este año su padre volvería de la guerra por navidad.


-Alasse hija, coge el teléfono.
Alasse corrió al piso de abajo para responder, su madre estaba embarazada de 7 meses. Iba a tener un hermanito y trataba de que su madre no hiciese ningún esfuerzo innecesario.


Su madre, Devorah, Decía constantemente que cuando naciese el pequeño Corey su deseo de navidad se habría cumplido.


-¿Diga?
-Hola querida.
-¡Abuela!
-¿Qué le parece a tu madre ir a comer a un restaurante hoy?-Alasse miró el reloj sorprendida.
-¡Pero si son las dos de la tarde!
-Lo se, pero se me ha ocurrido así de repente y...


-Alasse, ¿Quién es?


-Ho, ¿Esa que oigo es tu madre?
-Si abuela, ahora te la paso.


La pequeña le tendió el teléfono a su madre y se quedo expectante a la conversación.


-¿Devorah?
-Si mama, dime.
-¿Que te parece que vallamos a comer a algún sitio?
- ¿A comer, eh?- Se hizo un silencio en ambas líneas de teléfono, Devorah observó detenidamente los ojitos suplicantes de su hija, hasta que de repente dijo:
-Vale, está bien, pero a algún sitio cerquita, que no puedo coger el coche con Corey dando pataditas.


La abuela rió alegre
-Muy bien, pues paso a por vosotras en un ratito, ¡Estad preparadas!.
-Si, hasta luego.




-¿Y...?
-Venga cariño, vístete que nos vamos con la abuela.


Alasse fue a su cuarto corriendo feliz por el inesperado plan y rebuscó en su armario, hasta dar con el conjunto perfecto. Pero, antes de salir de la habitación escribió algo más y selló la carta.


Fueron al Cha-fla, un restaurante de comida Japonesa. Se sentaron el una de las mesas cercanas al cristal y hablaron de todo un poco, su abuela le brindaba tiernas sonrisas al ver a su nieta aburrida, removiendo un taquito de sushi que le quedaba deshecho en el plato.


-Alasse, tienes que acabártelo todo o Santa creerá que eres una mala niña.
-No, Santa sabe de sobra que me porto bien. Y mamá, ¡Tenemos que enviarle la carta a Santa!
Devorah y su abuela rieron y contianuaron con la conversación.


Un rato después Alasse había acabado con el sushi, por miedo a que Santa la pusiese en la lista de niñas malas y fueron a enviar la carta.


-Bueno chicas, gracias por la comida, nos veremos en Noche Buena.
-Adiós mama.
-¡Adiós!
Alasse le dio un sonoro beso de despedida y Nora, se fue a casa.


Desde dos manzanas antes, ya se veía el enorme edificio de correos, Con una gran cúpula que desprendía su propia luz. Unas columnas de mármol cobrizo en forma de espiral daban paso a la entrada del lugar.


-Qué bonito es. Parece que la navidad le da... Algo especial ¿No?
Como toda respuesta, la pequeña asintió y cogidas de la mano entraron.


Lo primero que vieron fue un gran árbol de navidad decorado en oro y mate, con una brillante estrella vigilándolo todo desde lo alto.


A través de las ramas pequeños copos de nieve se habían acomodado y formado una suave capa blanca.


-¡Mira mama! ¡El árbol de navidad mágico!
-¿Mágico?
-Pues claro. ¿No ves que está nevado y bajo un techo? ¡Eso sería imposible sin magia!


-Señoritas, ¿Puedo ayudarlas?
-¿Eh? Disculpe señor, no le había visto.
El hombre rió


-Es normal, no se ve un árbol mágico todos los días.- Contestó guiñando un ojo a Alasse quien le repuso con una gran sonrisa.



-Venimos a mandarle la carta a Papa Noel.-Dijo Deborah.
-Ho, así que es para Santa ¿Eh?, ¿Y le has pedido muchas cosas?

El hombre era alto de pelo castaño claro, recogido en una larga coleta, vestía el uniforme de funcionario, como los demás. Su nombre lucia en una pequeña y plateada plaquita sobre el pecho:
Denis.

-No, no muchas.-Contestó Alasse.
-Pues entonces seguro que te las traerá.-Cogió la carta y les señaló que le siguiesen.

Atravesaron toda la sala principal. Niños con cartas y sonrisas danzaban de un lado a otro con sus respectivos padres tratando de alcanzarles.
Otros funcionarios atendían sin descanso todos los envíos.

Denis se colocó tras una urna dorada que tenia una ranura en la parte superior, escribió algo en la parte inferior de la carta y se la entregó a Alasse.

-¿Quieres enviarla tu?.

…………………………………….


Mientras, en el Polo Norte…

-¡Vamos chicos! ¡No queda mucho para que cierren todos los correos del hemisferio Sur!
-¡¡5, 4, 3…- Las cartas y paquetes seguían cayendo, uno tras otro, por lo que parecían enormes tuberías mágicas de oro.

Traían cartas de todas las partes del mundo.
Cada carta es una ilusión, un deseo, un anhelo de amor, esperanza e ilusión.

-2,1,0!! -Con un estrepitoso sonido las cartas dejaron de caer y de pronto todos los gnomos elfos y duendecillos que habían estado en ese turno se felicitaron mutuamente, y despejaron la zona para ir a descansar a sus pequeñas cabañitas.

Cada una estaba construida por el mismísimo Santa Claus, del material que su habitante más apreciase. Todo cuidado hasta el último detalle y cuando entras en ellas, la magia y amor invaden tu corazón.
Pero… ¿Quién no iba a estas colmado de gozo y alegría en el reino de Santa Claus?

El siguiente turno entró rápido.

La señora Claus selló los labios de su marido con un beso, ambos miraban a los pequeños duendecillos y elfos trabajar duro, pero él también tenía mucho que hacer, leer todas esas cartas una por una, clasificarlas y luego un cansado y laborioso tiempo gastando hasta la última gota mágica para conceder los deseos y peticiones de todos los niños buenos del mundo.
Noche buena era la recompensa, una vez que viese su trabajo reflejado en las sonrisas de los niños.

martes, 6 de diciembre de 2011

La balanza- La mar

Hasta en el lugar más hermoso y paraíso más extraño podemos llegar a encerrarnos en los problemas inventados para equilibrar la balanza de lo bueno y lo malo.
Pero olvidamos apreciar lo bueno y nos dejamos atrapar por lo malo dándole un poder innecesario haciendo que rija nuestra vida tal y como si estuviese pautado. Entra a la gente con una sonrisa dándoles a elegir entre lágrimas y sonrisas porque una risa se olvida pero el llanto se graba a fuego.



¿Como puedo ser tuya si tan siquiera me conoces, si apenas eres mía en una diminuta parte?. La mar te envuelve visual y sonoramente te atrapa con su canto que viene de los profundos fondos cuyos secretoss oculta para nunca ser revelados.


Noche y día tu nunca descansas bajo la influencia de tu enamorada bailas al son del alba y con tu suave silueta marcas un ritmo que nunca decelera.


By: Kiissy

¿Te sientes identificado?



Sentirme tan bien y tan mal a la vez, odiarte y amarte.

Quiero cambiar esto, hacer algo bueno, algo bien, pero la vida pasa y sigo en esta mierda.

Perdida nadando sola en la oscuridad y no ver que muchos otros están igual, a dos centímetros de mi.

Nada de esto se siente bien, nada de esto debería ser como es.

Egoísmo y rabia luchan con la pena y el remordimiento, la desesperación te invade y comerme el tarro con estúpidas mentiras hace que me sienta completa y bien y ver como todo se derrumba amar a alguien y confiar en algo pero sin fe.

Tener esperanza en algo imposible, pegar y empujar luchar con la marea y lo veo, se como te sientes como me siento como es todo pero no encuentro la manera de salir de esta, solo dejar que el tiempo corrompa y erosione mi interior a su gusto y al de los demás, yo solo espero no perderme mucho más en esta oscuridad.

Porque con cada cosa triste y humillante que escribo tu te sientes mucho mejor solo que no sabes que yo estoy genial y tu no.

 Sentirse identificado con una canción o algún texto es maravilloso pero hacer que los demás se sientan identificados con algo que tu no, pero lo has creado es aún mejor.



sábado, 26 de noviembre de 2011

Me da...

Me da miedo darte poder, me da miedo reconocer la fuerza que ejerces sobre mi. Miedo por no haber visto antes tu alma corrupta, escondida tras los jirones de tu camisa.
Por este temor que irrumpe en mis pensamientos, no te contaré mis secretos ni mis más sinceros sentimientos, por eso sonreiré y fingiré que todo está bien, porque cuando de verdad merezcas y tengas el control no habrán palabras suficientes como para contártelo, tan siquiera sería un simple esbozo de la realidad.
Sigamos riendo y pasándolo bien, tu sigue mirándome de vez en cuando como si estuviese loca, o enfádate porque no me entiendes...
Eso hace que reafirme que, a este paso nunca llegarás a conocerme y si tu tan solo supieses de ese mínimo control que en realidad tienes   podrías llegar a amargarme y déjame decirte que no eres quien como para permitirte ese lujo.


Mi mundo es mi mundo dentro de esa implacable burbuja mágica que protejo desde mi fuerte con lanzas y espadas, nadie hará que me quede fuera de ella más que un rato en el que necesite tomar contacto con la realidad, y una vez escarmentada volveré dentro para empezar de cero a volar.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Es así

Porque cuando te rompen el corazón, sea quien sea, por el motivo que sea, tienes derecho de mandarle a la mierda.



Si te sientes atrapado, sin escapatoria, o en un problema sin solución... No vale la pena quedarse encerrado y esperando un tren que no te llevará a ningún lado.


Solo salir de esa situación te hará verla en frío, con otra perspectiva, como si toda tu vida cobrase un sentido y un porque.


Aunque duela más de lo que crees poder soportar, pases horas en cualquier parte sin saber como volver a empezar. La recompensa es muy grande, lo suficiente como para colmarte de orgullo, fuerzas y alegría.


Y así comenzar a ver la vida de otra manera, pasando de ser quien observa desde la orilla, a embarcarte a la aventura que nunca más será vivida, es tu destino y tu día a día único e irreemplazable, como TU


No hay nadie como tu para hacerme feliz, nadie como tu para hacer que me vea tan bien, para que mi sonrisa amanezca y se encienda, solo necesitas tener fe en ti, en mi, en nosotros y en la vida.


Porque aunque esos momentos de locura que te dan cuando estás sólo haciendo lo que amas, disfrutando de tu mundo, de tu sueño, de la maravilla de sentir... Son maravillosos.


 Pero amigo, cuando estoy contigo, todo cobra sentido hasta cuando no lo tiene, cuando estoy contigo tengo a un confidente que me ayuda, que me anima, con quien reír por cosas sin sentido y discutir para fastidiarnos sin otro fin más retorcido...


By: Me
Kiissy

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Tras las cámaras

Porque tu eres mi vida.- Pensé mirando sus ojos azules, su blanca tez...
Nada más que su respiración hacía que mi corazón latiese más fuerte que nunca.
-No se que haría sin ti Jacke...-Susurró adormecida.
-No pasarías ni dos días sin romperte algo ¿Eh?
-No te lo creas tanto.-Replicó riendo y me propinó un puñetazo flojo en el brazo
-Pero es verdad. ¿A que si?
-Solo por esa sonrisa te diré que si, pero no te acostumbres.


Pasamos la tarde comiendo madalenas, abrazados y jugando al pilla-pilla.


En cuanto oscureció la llevé a casa pero no sin antes despedirme.


-Nos vemos mañana preciosa.
-Hasta mañana-Nos quedamos uno al lado del otro en los asientos del coche, sonrió y salió.


Me quedé mirándola entrar en casa, le mandé un beso que cogió con gracia y una sonrisa.


Mañana la tendría de nuevo tal y como ayer y como pasado mañana y al otro...No me la quitará nadie, es mía siempre lo ha sido y siempre lo será... Por eso haremos las cosas con calma y bien hechas. Tiempo al tiempo por más ganas que tuviese de fundirme con ella en un beso hasta que solo la necesidad nos hiciese parar, yo...


-¡Taylor!


Entró mi madre enfadada a la habitación.


-¡Te digo que vengas a cenar! Que tu hermana ya tiene sueño.
-Voy, voy...


Cerré el guión, ya tenía ganas de empezar con la práctica.




martes, 22 de noviembre de 2011

Un aplauso

Un aplauso para todos aquellos que se sienten estúpidos.


Un aplauso para todos aquellos que viven amargados.


Un aplauso para todos aquellos que pierden la pasión pero 
no vuelven a buscarla.


Un aplauso para todos aquellos que por más ganas que tengan de reír no lo hacen.


Un aplauso para todos aquellos que se quieren meter en la cama y llorar hasta que no queden mañanas.


Un aplauso para todos aquellos que lo saben todo pero no saben nada.


Un aplauso para todos aquellos que lucharon por algo pero se les fue de las manos.


Un aplauso para todos aquellos que pierden el tiempo sintiéndose mal por pensar demasiado.


Un aplauso para todos aquellos que logran hacer algo positivo en la vida de alguien más.


Un aplauso para todos aquellos gilipollas que no encuentran relación a lo que estoy diciendo.


Un aplauso para todos aquellos que no se sienten identificados.


Un aplauso para todos aquellos a los que les caigo mal.


Un aplauso para todos aquellos que me quieren.


Un aplauso para todos aquellos que me querían.


Un aplauso para todos aquellos que dicen ser mis amigos.


Un aplauso para todos aquellos que son mis amigos.


Un aplauso para Tods aquellos que me han mentido.


Un aplauso para todos aquellos los que aprecian cuanto 
valgo.


Un aplauso para todos aquellos a los que no les importa 
nada y en verdad les importa todo.


Un aplauso para todos aquellos que lloran cuando les sale de las narices.


Un aplauso para todos aquellos que aun tienen que descubrir cuanto les quiero.


Un aplauso para todos aquellos que saben cuanto les quiero.


Un aplauso para todos aquellos que saben lo que quieren y no saben que pueden.


Un aplauso para todos aquellos que hemos pensado lo mismo a la vez.


Un aplauso para todos aquellos que se han reído conmigo.


Un aplauso para todos aquellos que se han reído de mi


Un aplauso para todos aquellos que están por llegar.


Un aplauso para todos aquellos que se sienten o sentirán fuera de lugar.


Un aplauso para todos aquellos que sacan 10's "sin estudiar".


Un aplauso para todos aquellos que estudian y aprueban.


Un aplauso para todos aquellos que estudian y suspenden.


Un aplauso para todos aquellos que les importa una mierda lo que diga.


Un aplauso para los que les importa una mierda tanto si llueve, truene o nieve.


Un aplauso para todos aquellos que no son valientes pero lo intentan.


Un aplauso para todos aquellos que no son valientes y no lo intentan.


Un aplauso para todos aquellos que se sienten mal por una chorrada.


Un aplauso para todos aquellos que necesitan un abrazo.


Un aplauso para todos aquellos que necesitan un beso


Un aplauso para todos aquellos que no necesitan un abrazo.


Un aplauso para todos aquellos que no necesitan un beso.


Un aplauso para todos aquellos que vallan a comerse el mundo.


Un aplauso para todos los que no tengan intención de comerse el mundo pero lo harán.


Un aplauso para todos aquellos que no saben lo geniales que son.


Un aplauso para todos aquellos que se creen geniales y no lo son.


Un aplauso para todos aquellos momentos que te dejan hacho una mierda.


Un aplauso para todos aquellos momentos que te hacen soñar  y luego te cortan las alas


Un aplauso para todo.


Un aplauso para todos.


Un aplauso para mi.



jueves, 3 de noviembre de 2011

En busca de la llama (V)

Siento que las cosas no saliesen bien, siento que por mi culpa todos hemos quedado atrapados en el universo de los humanos y la muerte de Sheila descansa sobre mis hombros, recordándome día a día que las cosas tienen un porque y solo nosotros decidimos cuando empezar a encararlas... Aunque no tengamos culpa alguna.




No es que lo vea todo diferente que antes, es que me di cuenta de que solo encontraré la llama aprendiendo a afrontar los problemas de la vida sin ella, sin fuerzas ni apoyos externos, porque en los momentos difíciles solo nos salvaremos nosotros mismos y caminar hacia ellos con decisión es lo que condiciona la fuerza de nuestra llama interior...


No tardé en remediar mis errores aunque hayan dejado cicatrices visibles como recompensa a mi lado mantengo y guardo a Lilith no como antes que la llama me sostenía a mi, ahora es algo mutuo, algo de corazón...






Ayudaré a todos nacidos en el periodo de mi historia a soportar la oscuridad, convertirla en neblina y hacer que acabe luciendo más que el sol...




"El final de este homenaje a Yezalel... GRACIAS"



miércoles, 2 de noviembre de 2011

En busca de la llama (IV)

No había mucha luz allí donde me encontraba, fuera donde fuese... Pero a pesar de el aturdimiento pude llegar a distinguir su carita que me miraba con el ceño fruncido, tal y como la última vez que la vi.

-Hola...-Dije incorporándome del suelo.

-Hola ángel tonto.

-Me llamo Yezalel, así que me gustaría que dejases de llamarme tonto.

Aunque reconozco que me encantó la voz de reproche que me dirigía, era lo único familiar por allí. 

Las paredes eran como nubes negras sin forma alguna y el suelo empedrado me hizo pensar que estábamos en el reino de las mazmorras... Si eso existiese.

Ella seguía mirándome, sentada con las piernas cruzadas y con un golpe en la cara. 

-¿Como te llamas tu.?
-Sheila.
-Sheila... Creo que tengo a una amiga tuya por aquí...
Busqué entre mis cosas esparcidas por todo el suelo, la encontré y Sheila se lanzó a mis brazos con una exaclamación.
Más bien... Me la arrebató de las manos.
-¡Daisy! ¡Ho genial, está perfecta.!

Reí de corazón como antes de consumir la llama.

-Gracias.-Dijo abrazando a su muñeca.
-¿Ya no soy un ángel tonto?
-Ho, no eso lo sigues siendo... Por tu culpa estamos aquí.
-¿Qué? Espera... ¿Como sabes que soy un ángel?
-Me lo dijo mi mama y anoche cuando te fuiste me dijo que no volviese a hablar contigo.
-¿Quién es tu mama?
-Ella es un ángel, se llama Lilith. Y ahora no puedo hablar más contigo, se lo prometí a mama.

Acurrucada en la esquina de la habitación se puso a jugar con Daisy y me dio tiempo a pensar.

No podríamos salir de allí y mi mayor preocupación era que la habitación no tenia puertas y el techo era del mismo material de las paredes como un conjuro negro o algo así...

Si nos dejaban allí moriríamos de hambre. Pero si no... No quería imaginar la de cosas que podrían hacer con nosotros... 
Pensaba en esto acariciando la electricidad que cubría las paredes y así me quedé dormido.


.........................................................................


-Tss, tss...
-¿Hum...?
-Despierta Yezalel...-Me dijo entre susurros.-Creo que viene alguien... ¿No lo sientes?-Dijo angustiada.

Y tenía motivos para estarlo, a los humanos la presencia de vampiros les daba mareos y vómitos... Una experiencia verdaderamente desagradable...

A los pocos minutos pude escuchar unas voces que venían de... Bueno, de algún sitio... Y juro que no estaban en mi cabeza.

Seguía recostado en la pared y una descarga me lanzó hacia delante sacando un gruñido.
-¿Pero que...?

-¡AH!¡YEZALEL!
-¡Sheila!


La nube de la pared la había rodeado por la cintura y la sostenía a un metro del suelo.


domingo, 30 de octubre de 2011

En busca de la llama (III)

Entre dos coches de madrugada, no os extrañará que os diga que en las fechas en las que estamos, hace un frío de narices. Pues estaba uniendo los trozos que había recogido de Daisy.


Se la pondría en la puerta una vez amaneciese... 


Aunque la intriga de como sabía esa pequeña humana la existencia de ángeles me dio horas y horas en que pensar.


Todos los días, antes arropado por magia, dormía profundamente, pero esta noche no lo creo.


No dejaba de mirar de reojo las sombras que se iban y venian entre árboles y farolas intermitentes.


Solo con el ruído de ojas secas arrolladas por el viento aceleraba mi corazón.
Tan asustado y atemorizado por lo que pudiese pasar en cualquier momento que al final mis temores se confirmaron...


Una preciosa silueta negra apareció a mi lado de pronto sin darme tiempo ni a pestañear cogió el cuello de mi camisa y me levanto medio metro del suelo.


-¿Que andas buscando?, ¿Se te ha perdido algo por la oscuridad, la dignidad tal vez?- Repuso mirando la muñeca que apretaba con fuerzas en la mano. Risas surcaron hasta mi y fueron apareciendo otros vampiros... 


Cobardes... Siempre en grupo.


-¡Contesta!-Su sonrisa se desdibujó tan rápido, que apenas puedo recordar su risa.
-No busco nada.
-Miente.-Susurró una pelirroja agazapada tras el capó.-Puedo verlo en sus ojos y a través de ellos...


-Su alma.-Acabé la frase por ella.


-Bien... Entonces amor tal vez, una luz entre la oscuridad...-Continuó amargamente tras lo último y giró la cabeza hacia la pelirroja amenazadora.-Dinos que es Úrsula.


-Calor, algo de esperanza y...- Se me acercó y pasó sus finos dedos por mi pelo.- Compañía...-Dijo tras una exclamación ahogada.


-Bueno pues... Este no es el lugar adecuado ¿Verdad chicas?


Solo recuerdo que me llevaron a un lugar seco y vacío... Cuando desperté reconocí un rostro familiar... 



Destronada

El cuento en el que la reina se dio cuenta de que de su castillo había sido destronada. Cómo corrió la tinta de los pétalos de cada una de...