Tras las cámaras

Porque tu eres mi vida.- Pensé mirando sus ojos azules, su blanca tez...
Nada más que su respiración hacía que mi corazón latiese más fuerte que nunca.
-No se que haría sin ti Jacke...-Susurró adormecida.
-No pasarías ni dos días sin romperte algo ¿Eh?
-No te lo creas tanto.-Replicó riendo y me propinó un puñetazo flojo en el brazo
-Pero es verdad. ¿A que si?
-Solo por esa sonrisa te diré que si, pero no te acostumbres.


Pasamos la tarde comiendo madalenas, abrazados y jugando al pilla-pilla.


En cuanto oscureció la llevé a casa pero no sin antes despedirme.


-Nos vemos mañana preciosa.
-Hasta mañana-Nos quedamos uno al lado del otro en los asientos del coche, sonrió y salió.


Me quedé mirándola entrar en casa, le mandé un beso que cogió con gracia y una sonrisa.


Mañana la tendría de nuevo tal y como ayer y como pasado mañana y al otro...No me la quitará nadie, es mía siempre lo ha sido y siempre lo será... Por eso haremos las cosas con calma y bien hechas. Tiempo al tiempo por más ganas que tuviese de fundirme con ella en un beso hasta que solo la necesidad nos hiciese parar, yo...


-¡Taylor!


Entró mi madre enfadada a la habitación.


-¡Te digo que vengas a cenar! Que tu hermana ya tiene sueño.
-Voy, voy...


Cerré el guión, ya tenía ganas de empezar con la práctica.




Comentarios

Entradas populares de este blog

VEN Y PROCURA

Confianza

Por las telas de mi cuerpo