El viaje de la mente.

Esta mente una vez tuvo que ser libre para poder volar y ver que no todo está al revés.



Los "porqué" no fueron respondidos, los "dónde"descubiertos, los "cuando" encontrados sin querer...

Encontró en el acto comedido del volar lejos de su cielo, un ángel de rostro caído, un monstruo con alma de hilo.

Con la punta de los pies pisó un mundo nuevo, con la yema de los dedos tocó el aire polvoriento.

¿Que es esto? pensó primero.

 Para responderse se puso a indagar en sus conocimientos, en todo lo que había aprendido en su viaje y se dio cuanta que realmente no sabía nada nuevo, lo único que tenía era la experiencia del enfrentarse a lo desconocido.

Así que al final se dijo: ¿Qué importa? y vio como todo cobraba un sentido equívocamente perfecto.

By: Kiissy


Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza

Más perros que nunca

VEN Y PROCURA