domingo, 16 de octubre de 2016

[Cap 4 Té por favor]

En el salón Mel servía té a un ser viscoso, bello en su viscosidad pero Fey no pudo reprimir un suspiro de resignación al ver que cogía con esas manos su tacita de té favorita.
-Ah, hola Fey, esta es Misterya.
-¿Se puede saber que está pasando aquí?- Reformuló su pregunta ahora con aires de superioridad sin quitarle el ojo al ser viscoso. -Mysteria, ¿a que se debe el placer?
-byoo biieeroo baartiiciipaar been blaa booroonacioon
-¿Y por eso estás aquí? La esblemérides sabéis haceros unos trajes muy bonitos Misterya, no necesitáis de mi ayuda pero si solo es eso puedo...
-No, es que no se acuerda a que ha venido-Aclara Merl.
-¿Cómo que no se acuerda?-Pregunta estresándose por segundos, menuda pérdida de tiempo.
-Pues es que la encontró el señor Bénedit medio deshidratada en su molino intentando beber.
-¿Y por eso está aquí?
-Si, él tenía que llevar a su hermana a la sastrería para prepararse y no podía dejarla a la intemperie.
-Oh vaya, con que esas tenemos, con todo el trabajo que hay... Ejem... Merl, ¿puedo hablar contigo?
-Claro, dime- Contestó concentrada en servir bien el té, sin derramar una sola gota. 
-En privado.
-¿Eh? Oh, si voy.
-Booh.. Bveeo quee booleestoo, byoo bsooloo...
-No querida, en absoluto, solo es que tengo que hablar con ella sobre... sobre el vestido, eso es, el vestido para la coronación.-Y preguntarle en que demonios pensaba dejándote entrar un día como...-Pensó Fey acalorada mientras tiraba del brazo de Merl hacia su habitación pero de pronto Mysteria exclamó:
-BLAA BOOROONAACIIOÓN, BEEL BVEESTIIDO, BEES BCIEERTOO. Byaa bloo breecuueerdoo btoodoo.
- ¿Qué?- Respondieron ambas al unísono
-¡Bteeneemoos bquee bpaaraar blaa bcooroonaaciioón! ¡Bsuu Bveestiidoo! ¡Bsuu Bvestido...!- Mysteria no puede controlarse, se echa las manos a la cabeza, su cola empieza a temblar y la capa viscosa de su piel comienza a desaparecer hasta que cae desplomada al suelo.
La taza de té se hace añicos en el suelo y se esparcen los trozos pasándole a Fey justo al lado de su pierna.
-Asustadas, hada y humana corren a auxiliar a Mysteria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario y haz más amena esta hora del té :) GRACIAS

Destronada

El cuento en el que la reina se dio cuenta de que de su castillo había sido destronada. Cómo corrió la tinta de los pétalos de cada una de...