Mi Ángel...

El ultimo acorde de su guitarra quedó suspendido en el aire, se quedó mirando al vacío cosa que en su posición, me hizo preguntarme si no sería buena idea decirle algo, pero me quedé callado mientras estiraba sus piernas  sobre la barandilla en la que estaba sentada,.

Dejó la guitarra y se puso de pie,, su largo vestido blanco aun descolocado por la noche le resbaló por el hombro dejando al descubierto una pálida y perfecta piel que resaltaba de lejos con su larga cabellera negra.
No podía dejar de mirarla y en parte no quería,, las historias no  mentían, era el ser más perfecto visto nunca bajo la capa del cielo,, tenía que disfrutarla,, sus pies titubearon en dar un paso a delante, si lo hacía caería al vacío como todas las noches, y antes de que su cuerpo tocase el suelo se quebraría en miles de mariposas negras.

Su pie derecho quedó suspendido en el aire, iba a hacerlo una vez más, y yo no podría retenerla allí, de nuevo un súbito golpe en el pecho me llevó a la angustia, otra vez ese sentimiento de culpa y el saber que no podré alcanzarla nunca… quiero llamarla pero no se su nombre.
Ya echa su cuerpo hacia delante que se mece haciendo que el largo vestido la acompañe en sus suaves movimientos, suaves, pero certeros.

Cae hacia adelante haciendo que su pelo se alborote, su peso cedió y la ley de la gravedad venció, pero antes de caer, como cada noche me brindó esa última mirada antes de partir.

Su rostro se giró y sus preciosos ojos agua marina se posaron en los míos en apenas una centésima de segundo,, suficiente tiempo como para que llegasen hasta lo más profundo de mi alma y de mi ser y todos los malos presagios se los llevase una suave y fría brisa,, mientras mi ángel caía yo cerré los ojos y disfruté de ese momento era mía, lo sabía ahora si…

Al volver a abrir los ojos vi miles de mariposas elevarse sobre los altos edificios de la ciudad,, en el balcón dónde segundos antes había estado ella, ya solo quedaba su guitarra apoyada en la pared de la que volvió a salir ese acorde musical que me ponía la carne de gallina,, retiré las manos apoyadas en mi barandilla y me fui ya dentro de la habitación, estaba congelado, por esa noche ya había suficiente…
   
Abrí los ojos jadeando y sudando, me incorporé en la cama y miré alrededor,, la puerta del balcón estaba cerrada y las luces apagadas, todo tal y como lo dejé antes de ir a dormir pero ella seguía viniendo en mis sueños… Una sonrisa adornó mi rostro…
-Dex tío… Estas loco…- Me dije mientras me volvía a acomodar en mi cama y miraba el despertador de la mesilla, las 5:00 am… Aún tengo unas horas para dormir…





Comentarios

  1. Se nota k tienes mas talento k yo,
    T dare un consejo/orden no dejes de escribir.
    T doy las gracias por tu comentario del tuenti, me as animado para seguir, ojala mas gente leyera mi historia.
    Ser escritora seria un sueño exo realidad
    Y tu me as animado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja un comentario y haz más amena esta hora del té :) GRACIAS

Entradas populares de este blog

VEN Y PROCURA

Confianza

Por las telas de mi cuerpo