Experimento 309892

En esos momentos la voz del sistema dio comienzo al experimento 309892 y yo di por comenzada mi jornada de trabajo.

Mi nombre es Boris aunque aquí todos me conocen como Boris2098 y esta es mi historia.

Yo nací en Barcelona el 2 de Febrero del 2098 en el núcleo de la gran ciudad. Mis padres no vivían conmigo, trabajaban de sol a sol en el laboratorio hasta que su trabajo como científicos de la CIA les arrebató la vida en un experimento fallido y, como es tradición, todas sus posesiones y oficios pasaron a ser de mi propiedad cuando yo apenas tenía 16 años.

Tras este trágico suceso, la CIA se hizo cargo de mi, el jefe de mis padres se apropió de mi custodia sin papeleo legal ni nada de eso, tan solo mostró su placa a la mujer de servicios sociales y esta se marchó tal y como había venido sin decir ni mu.


Desde entonces dejé a mis amigos y mi cuidadora atrás, mi casa y mis pertenencias, excepto una foto de mi familia y fui directamente a estudiar en un colegio privado de ciencias, daba horas extra de física cuántica y matemáticas.
Me preparaba para ocupar el puesto de mis padres, como un científico a las órdenes de todo un arsenal de peces gordos y agentes secretos o, al menos eso creía yo.

El jefe de mis padres, el hombre que me mantuvo desde su muerte tenía unos planes mucho más grandes para mi. No conozco su nombre real y completo, pero todos le llaman y conocen su mote "La flor con frío" en honor a su pasión por esta rara especie de flora que se protege del frío del Páramo a 3000 metros sobre el nivel del mar en el norte de ecuador y, para ser sinceros, esto es todo lo que se de el y todo lo que he aprendido bajo su custodia, a amar estas flores con todo mi ser, tan delicadas como el cristal fino cubierto de escarcha.

Una vez acabé mis estudios me sometí una madrugada de improvisto a unas pruebas y análisis de todo tipo y siempre recordaré esa noche...

-¡Boris despierta! 
-¿Mhm..?
-¿Has salido de fiesta esta noche?
-Mm.. No.- Respondí aun aturdido por los fuertes brazos de Morfeo.
-Bien, bien... ¿Entonces no has bebido?-Continuó La flor con frío con expresión tensa en su rostro.
-No...
-Pues levanta.
Y yo me levanté y me dejé arrastrar.

 Bueno, pues desde esa noche, soy gerente y uno de los cabecillas del sector científico práctico de la CIA, trabajamos con personas, más reconocidas como cobayas o esclavos que como personas en general.

-Bien ¿Preparados?- Dije a mi compañero al oir la voz

-Preparados.
Miré por última vez al hombre blanco, tan blanco que, tras el cristal de la sala de pruebas y la posición en la que me encontraba podía distinguir las venas de casi todo su cuerpo bajo la piel, este me miraba suplicante, con el miedo de no saber que es lo que pasa... De impotencia... En ese momento me di asco, no era el constante rechazo o voz interiror que me decía que aquello que hacía no estaba bien... Era odio a todo aquello a lo que hasta yo mismo representaba: manipulación, control, gobierno, una falta absoluta de humanidad y lo que es peor... Iba a cometer el posiblemente asesinato número 100 en esa semana.

Abandoné mi puesto con las manos cubiertas de un sudor frío y sintiendo la tensión en mis hombros y la tirantez del rostro, entré con el hombre blanco, le saqué de ahí y me dispuse a ser yo el experimento.

"Un suicidio original y en paz"- pensé por última vez. Y lo último que vi, fue la flor de la mesa de mi despacho tras el cristal, como derretía su escarcha y me miraba, impasible y bella desde ahí.

Desde ese día la CIA se dedico única y exclusivamente a colaborar con ONG's de todo el mundo y en la protección de flores frías. "La flor con frío" murió años más tarde y paso su legado a uno de mis grandes amigos y compañeros de trabajo quien continuó con la tarea hasta el fin de sus días y ningún hombre volvió a ser asesinado con fines no éticos.



By: Kiissy


Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza

VEN Y PROCURA

Más perros que nunca