lunes, 18 de agosto de 2014

Sinceridad

Que gracioso eso de ser sincera, se te llena el alma cuando lo eres pero no de paz y de satisfacción como suelen decir sino de inseguridades y arrepentimientos. 

Los por qué acechan derramar las lágrimas de lo que se dijo y las heridas tardaran en sanar pero, como en todo, se sigue adelante y queda en el recuerdo como un pequeño bache a que hicimos una reverencia y pasamos sin detenernos más de lo necesario.


1 comentario:

  1. A veces la sinceridad nos ayuda a comprender y simpatizar con las emociones y sentimientos de otras personas. Nunca va mal tomarse un bombón con un buen amigo para charlar y desprenderse de ese volcán de sentimientos que a todos perturban a diario... ¡Hay que saber disfrutar de esta preciosa virtud que es la sinceridad!

    ResponderEliminar

Deja un comentario y haz más amena esta hora del té :) GRACIAS

Destronada

El cuento en el que la reina se dio cuenta de que de su castillo había sido destronada. Cómo corrió la tinta de los pétalos de cada una de...