Al tejado.

La luna te besa despacio, y las estrellas enredan sus dedos entre la oscuridad y de aquí se saca el valor para brillar todas las noches. 
La pena de los corazones descubre un manantial dónde limpiarse el odio y una vez más en pleno silencio las nubes tapan sus intenciones.
Pecado y perversión, amor y destreza, fuego y acero para curar tus heridas.

Cuando el reloj dio las doce, la joven se deshizo de su cuaderno de poemas y cogió la cámara.
Arrastraba los pies descalzos por toda la casa cansada de todo el día, de no hacer nada.

-¿A dónde vas?-Le preguntó su madre desde la cocina.
-Al tejado.
-¿Otra vez?
-Sí.- Respondió apresurada.
-No hay tantas estrellas encima de la casa como para que subas todas las noches a hacerles fotos.
-No mamá, no hay suficientes fotos como para fotografiar la noche.



¿Sientes lo que haces?
¿Sabes lo que dice cada centímetro de tu ser? si no es así como pretendes conocer el universo... Así es normal que me digas que con mil noches he tenido bastante para conocer lo que hay encima de nuestro tejado... Más allá de nuestra existencia.

By:Kiissy

Comentarios

Entradas populares de este blog

VEN Y PROCURA

Confianza

Por las telas de mi cuerpo