Pájaro de hierro. (Yas1)

Ya no recuerdo si era de noche o de día, si mi pecho estaba herido o los cortes habían desaparecido. Que inexplicable e infinito es el dolor, el amor es leve e intenso pero el dolor… El dolor se hace notar. Es por esto que suele ganar.

Me levanté en un suelo frío y oscuro, mis ojos se habían acostumbrado en seguida a la penumbra pero no había nada más que 4 paredes grises y sucias de piedra. Nada podía llamar mi atención excepto el viscoso líquido que notaba por la cabeza y las manos apoyadas en el suelo.
Acerqué el ungüento a mi nariz y en seguida distinguí el olor a hierro y sal de la sangre, sangre coagulada.

Me levanté bruscamente horrorizado y traté de encontrar un escape. La ventana por la que entraba algo de luz tenía barrotes pero nada más.
¿Cómo había yo acabado ahí dentro?
¿Qué ha pasado con mi viaje de estudios a Nueva Orleans?
Y lo que es más importante ¿Dónde está mi móvil? Estúpida pregunta pensareis, pero no, el móvil era lo único que miraba desde que despegué en Oklahoma hacia mi nuevo internado para completar mi formación de la secundaria y el motivo de tal apego a ese aparato es que ese día iban a mandarme un mensaje con la nota final de mi examen de acceso a la universidad. Joder, espero haber aprobado.

Me apoyé en la pared mareado por el olor de la sala y el dolor de todo mi cuerpo. Sentía las piernas y brazos entumecidos y el torso dolorido. Alguna imagen de dos hombres y una mujer pegándome me vino a la mente como en una pantalla de cine, mi pecho dolía y comprendí que parte de la sangre del suelo era mía y no sabía si esperar con devoción que fuese toda mía o que no.
El dolor acabó por vencer y me dejé resbalar apoyado en el muro hasta sentarme.

De pronto un crujido me puso alerta.
(SI, VOY A DEJARLO AQUÍ, SI TIENE REVIEWS PRONTO HABRÁ CONTINUACIÓN.) --> AVIABLE ON E-BOOK.

Comentarios

Entradas populares de este blog

VEN Y PROCURA

Confianza

Por las telas de mi cuerpo