Besos con exclusividad

Estoy aquí escuchando los fuegos otra vez, me acuerdo de ayer y de ese beso que me fue robado, no de mis labios sino de los tuyos, que me pertenecen por derecho y exclusividad. 

Me morí con cada explosión, me derrumbé tras cada paso, impotente y abrumada, hecha pedazos como si no fuese nada, como si no diese nada... 

Y me siento mal, no soy feliz, espero acabar las horas dando vueltas por la cama y recordar quien soy y a quién merezco pues lo sé en lo más profundo de mi corazón.

Es injusto llorar por amor y aún más lo es llorar por algo que no es tuyo, morir por una causa en la que nunca participaste, caer por algo que los demás echan en falta y lo que pasa es que no lo saben ver.

Odio, rabia, impotencia, frustración, tristeza, soledad, furia, envidia, coraje... Todo viene de la misma masa y solo depende de ti darle la forma que quieras que tenga.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza

Más perros que nunca

VEN Y PROCURA