Huevos y otras cosas

Cuando bajo a comprar al supermercado me queda en el pecho un vacío extraño camino sin rumbo y casi siempre, a los cinco minutos de arrastrar la cesta de la compra vacía por todos los pasillos y la lista de la compra en la otra mano contra el pecho acabo por coger una caja de huevos y luego ya lleno la cesta con otras cosas que creo que son necesarias pero la lejía, el champú, y el papel higiénico siempre se me olvidan, porque mi lista de la compra nunca está completa y eso hace que yo me sienta vacía y desorientada. Malditos huevos.

Cuando estás con una persona que se siente incompleta, tu te sientes vacío por dentro también. Pase lo que pase, tu sigues ahí intentando seguir dándole sentido a ese vacío y a pensar que es lo que te falta para llenar el hueco pero la verdad es que tu estás entero y eres completamente inmune a ese dolor que sientes como tuyo.


Haz que el amor de tu vida te deje libre, te deje feliz, te permita ser y hacer lo que te llene.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza

Más perros que nunca

VEN Y PROCURA