La vista o el alma

Esta noche te quiero hablar suave, bajito, despacio. 
Llenar un frasquito de luces que resulten ser sueños. 
Dejártelo bajo la almohada, cada noche, para que puedas escogerlos a ellos y 
burlar las pesadillas atrapadas en tu pecho.
Te quiero hablar con mucha paciencia, calma y comprensión.
Te quiero escuchar, entender y respetar
Te quiero dar un abrazo si lo necesitas y un consejo si me lo permites.
Cómo lámparas post mortuorias, que no sabes si alumbran la vista o el alma.

By: Kiissy

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza

VEN Y PROCURA

Más perros que nunca