Décimas de segundo, como una mota de polvo

Décimas de segundo es lo que separa la victoria del fracaso.
Y todas las decisiones que tomamos, curiosamente las tomamos en ese mismo tiempo. Aunque a veces nos quedemos días y días dándole vueltas nuestro inconsciente ya ha tomado esa decisión. 

A veces nos quedamos sin nada que decir y en un suspiro, como quien se libera de unas cadenas empiezas a llenarte de ideas, sueños, frases... Que tienes que contar y como la última gota del vaso de agua que lo derrama todo sobre la mesa te expones al mundo tal y como eres sin cadenas ni tapujos.

Entonces ocurren dos cosas, hay gente que te admira y te sigue dejándote perplejo y otros que te critican.


Supongo que somos como hojas secas de otoño con tanto que enseñar y tan valioso que alguien como el viento nos arrebata la oportunidad lanzándonos con la corriente y así, lentamente oxidando y marchitando el interior, reflejado siempre por el exterior.

Una vez te pones a crear... Es como un impulso donde necesitas hacerlo pero te falta el remate final para lograrlo.

Así que voy a ser una verdadera escritora, una verdadera creadora de algo aquí, ahora mismo.

Voy a crear un paisaje, una carretera de luz.

Voy a crear un personaje, una mota de polvo.

Voy a crear una acción, Esta mota de polvo lo ha visto todo lo ha tocado todo y se ha desprendido de todo para poder avanzar y estar ahora en una especie de limbo, algo a temporal.

Voy a crear una moraleja, Para avanzar no tienes simplemente que desprenderte de etapas cosas y gente que ha estado unida a ti. También has de encontrar un lugar para asumirlo y disfrutarlo, valorar tu valentía y reponer fuerzas para empezar de nuevo.



Hay gente tan perdida en la vida que solo tiene tiempo de ver lo que hay frente a sus narices, tan siquiera se ve a si mismo.

Encuentra una mirada, un lugar, tu propia carretera de luz, para respirar tranquilo disfrutar de ti mismo y que te lleve hacia delante.

By: Kiissy


Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza

Más perros que nunca

¡SORTEO, SORTEO!