Tu y yo, noche.


Ese olor de peligro de la noche que se confunde con el aroma después de la tormenta, inunda las aceras sobrecogidas por las pisadas en la madrugada, esas que me atrapan y me hacen libre a la vez. Me ahogo en la habitación así que me dejo llevar por el frio denso que entra por la ventana, recuerdo lo que no he hecho, lo que me falta por hacer, lo que llevo sintiendo que no puedo perder…
Me incomoda un pensamiento, es todo el rato el mismo ¿O son varios? Aspiro otra vez todo el aire que puedo sin miedo pensando en aquellas noches de insomnio en las que era yo quien ayudaba al protagonista a tomar aliento en el punto culmen de la historia, que más dará ahora.
Siempre habrán cosas que no sepamos como encajar, la vida nos va a ir dando unas pautas que muchas veces no acabaremos de entender y intentaremos rebelarnos, callar en nuestro turno de palabra, sentarnos cuando toca hacer un sprint u olvidar lo que somos cuando realmente eso es todo lo que tenemos.
Solemos saber cuando es correcto empezar algo pero nunca cuando acabarlo, a veces es la propia vida quien nos lo quita irónicamente con la muerte porque hemos decidido que en esta vida no nos cansaremos de ese sentimiento, esa persona, ese momento… Así que ahora no me voy a preocupar de eso, ahora voy a ser libre con mi ignorancia, ahora estamos solas 
tu y yo, noche.
By: Kiissy

Comentarios

Entradas populares de este blog

VEN Y PROCURA

Confianza

Por las telas de mi cuerpo