Política indecente, elecciones de odio.


Estoy a favor del cambio pero el fin no justifica los medios.

Recientemente he sido acusada de estar sometida al "discurso del odio", he sido mandada a reflexionar no solo acerca de mis opiniones políticas sino por comentarios que, lejos de ser injuriosos, incitaban a una conversación en todo flexible sin más trascendencia que el hecho de compartir ideas y opiniones acerca de algunos partidos.

Es fácil ver por las redes sociales que las elecciones realizadas el 24-5-15 nos han llevado a un subidón de adrenalina desbocada por el resentimiento de muchos a la pasada situación política. Siempre me he considerado una persona de lo más pasiva en estos temas y cuando tomo parte en algún debate referente a la política soy lo más abierta y neutral que puedo ser.

No creo que un partido vaya a regir mi destino, mi trabajo, mis estudios... Si hemos llegado hasta aquí ha sido por el derroche, el despilfarro, la famosa "burbuja" y sin duda la incompetencia que desde mi posición puedo ver de algunos de los representantes que han estado gobernando en los últimos años. Considero que los recortes en sanidad y en educación son una aberración pero también creo que los recortes, sin más, han sido necesarios para empujar la economía pues en la historia del mundo esto no siempre ha sido un tabú.

Ya sin meternos en más medidas del gobierno como lo fue el aborto, una medida que no puede ser tomada a la ligera por el Estado porque la situación personal de cada uno es un mundo aparte lleno de matices que no pueden ser cubiertos en una cuestión tan profunda como esta, la política, España en general no es que tenga "algo que va mal" como afirma el libro de Tony Judth sino que todo y todos vamos mal en todos los sentidos.

Hemos llegado al punto de decir barbaridades, sandeces, de incitar a que corra la sangre como a muchos he oído decir en debates, conversaciones por la calle y demás lugares para propulsar el cambio... Me parece que nos están comiendo el coco de tal manera que hemos pasado de estar indignados a estar sedientos de sangre y no, así no pueden ir las cosas.

Tengo muchos amigos que tanto las pasadas elecciones como las del 24 de este mes no votaron y aguantan comentarios como: ¿De que van, quedándose en sus casas sin votar cuando lo que está en juego es su futuro? Yo digo que están faltando el respeto a todos los antepasados que dieron su vida por conseguir una democracia pero,  viendo el lado sangriento y revolucionario de los que quieren acabar con todo partido, sistema e ideología hasta ahora conocido por el simple motivo de que quieren renovar... No me voy a meter con los ultra pasivos porque si un extremo mira para Cuenca el otro tiene que compensar o ahí si que nos iríamos al fondo del barranco con todo el equipo. Equilibrio gente, por favor.

Repito que yo me considero una persona que gracias a Dios he podido vivir bastante al margen de la política durante mi infancia y adolescencia y puedo asegurar que no albergo ningún odio hacia ningún partido, veo los pros y los contras de todas las ideologías y las veo a todas ellas con una gran estabilidad y capacidad para gobernar, pero no por ello quedan exentas de lagunas, incompetentes en cabeza y de peces gordos detrás de toda la maquinaria engrasando el partido que no es que corroboren sus palabras con actos, sino que dejan hacer y luego hablan para encubrir los verdaderos intereses. Y así vamos a seguir, porque el PP y PSOE son los "malos conocidos" y todo el mundo ve a PODEMOS como la salvación y como el "bueno por conocer" y yo, sin más ideología de la que puede tener un niño pienso... Si es que es política, ¿Que quieren?, ¿Qué esperan? Si en EEUU, Alemania, Suecia, en todos los sitios hay casos de corrupción más o menos conocidos, todos tienen una base teórica impresionante y la práctica la llevan a cabo los ciudadanos, manteniéndose unidos, trabajando de sol a sol los que tienen más por los que tienen menos y así es como creo que seguiremos adelante.

Por supuesto que creo que vamos a ir a mejor, lo haremos, mejoraremos venga quien venga, gobierne quien gobierne y si no, nos seguiremos yendo a otros países en los que ficticiamente tendremos más oportunidades... PERO ES QUE ES POLÍTICA, estamos en un sistema capitalista, engrasado y que funciona a toda velocidad, a tanta que no la vemos ni moverse y creemos que no avanzamos, pero si y no sabemos como.

No es que sea una ignorante, no es que pase de todo, no es que si no tengo las cosas claras no pueda opinar, es que mi postura es de paz y de equilibrio.
Creo que la política es un aspecto de todos los países que se toma muy a la ligera con demasiada devoción, con demasiadas esperanzas... Y así no pueden funcionar bien las cosas porque ponemos como representante a gente que sabe de nuestra situación y que solo tiene poder si se lo damos nosotros. El odio es un sentimiento muy maleable igual que el resentimiento, la manipulación a la sociedad joven, a estos a los que les hierve la sangre cuando hablan de política y aclaman revolución a golpes y con insultos para conseguir cambios, son los que al fin y al cabo con su actitud harán de España un lugar mejor o peor, no un partido.


SED NIÑOS, ILUSIÓN POR EL CAMBIO ANTES QUE EL ODIO, LA ILUSIÓN ES VUESTRA, EL ODIO ES DE ELLOS.


BY: Kiissy

Comentarios

  1. Muy interesante tu reflexión. He de decir que yo hasta hace poco no votaba, porque no le veía sentido. Sin embargo, voté en las últimas y fue como un chorro de adrenalina. No sólo por el hecho de hacerlo, si no por ver por fin un cambio real y que no sean los mismos de siempre.

    No creo que Podemos sea la salvación, ni mucho menos, qué más quisiéramos xD Pero el resto de España los ve como el Hitler del siglo XXI, lo cual sólo se ha hecho a base de pullas, mentiras y difamaciones contra el partido. Lo cual no es ni mucho menos justo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja un comentario y haz más amena esta hora del té :) GRACIAS

Entradas populares de este blog

Confianza

Más perros que nunca

VEN Y PROCURA