Fíjate

 No me conocen y sin preguntarme me imaginan como algo tan perfecto que soy inalcanzable para ellos cuando en verdad ellos son los inalcanzables para mi. Son iguales a mi tan solo que ocultan su resplandor tras la vida cotidiana para poder ser  inferiores y tener algo en que quejarse.


Ese sentimiento de inferioridad es muy típico donde el miedo a lo nuevo nos invade y sin quererlo alejamos el éxito con miradas de confusión y desprecio ante los que lo están intentando


Lo que cuenta es la fuerza interior con la que se hacen las cosas y se afronta la vida :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza

Más perros que nunca

¡SORTEO, SORTEO!