Con un toque de sal.

Existes, pero no en mi vida, eso hay que cambiarlo. 

Lo único que me lo impide es la distancia, lo que me lo impone es la razón y el único que me ruega que lo intente es el corazón.

Solo hay que mostrarle el camino al corazón para que salgan los sentimientos y naveguen rugiendo hacia la orilla... Porque si me dejo llevar por la corriente seguro que acabare a vera tuya.

Y con un toque de sal sentirás mi piel recién salida del mar, sierra los ojos porque no necesitarás nada más ni tu ni yo, aunque no lo creas yo existo, y tu también... 

Lo único es que aún no existo en la tuya.

Y es esa manía de necesitar lo que nos cuesta alcanzar, es la que nos hace mejorar. 

By: Kissy

Comentarios

Entradas populares de este blog

Confianza

Más perros que nunca

VEN Y PROCURA