Reloj

Como un reloj viniste a la puerta del sol, como un delirio besaste donde nadie pudo antes y así por intuición los gigantes cayeron a nuestros pies.

Con los sueños y esperanzas que en tantas canciones aparecen, con las nubes que desfilan altas y fuertes allá a donde miren, sin que nadie les escuche las voces no decrecen, se mantienen firmes, se mantienen fuertes.

Casi tan bonita como la luna y tan fuerte como el fuego de una estrella te deshiciste entre mis manos y yo caí lentamente, sin saber a donde mirar ni como reconocerte entre la gente al próximo año que el mundo quiera que yo vuelva a tenerte y que los relojes se paren cuando te acerques para que estos momentos duren para siempre porque el siempre es un hecho que no se olvida de la gente corriente.

By: kiissy

Comentarios

Entradas populares de este blog

VEN Y PROCURA

Confianza

Por las telas de mi cuerpo