sábado, 3 de enero de 2015

Reloj

Como un reloj viniste a la puerta del sol, como un delirio besaste donde nadie pudo antes y así por intuición los gigantes cayeron a nuestros pies.

Con los sueños y esperanzas que en tantas canciones aparecen, con las nubes que desfilan altas y fuertes allá a donde miren, sin que nadie les escuche las voces no decrecen, se mantienen firmes, se mantienen fuertes.

Casi tan bonita como la luna y tan fuerte como el fuego de una estrella te deshiciste entre mis manos y yo caí lentamente, sin saber a donde mirar ni como reconocerte entre la gente al próximo año que el mundo quiera que yo vuelva a tenerte y que los relojes se paren cuando te acerques para que estos momentos duren para siempre porque el siempre es un hecho que no se olvida de la gente corriente.

By: kiissy

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario y haz más amena esta hora del té :) GRACIAS

Destronada

El cuento en el que la reina se dio cuenta de que de su castillo había sido destronada. Cómo corrió la tinta de los pétalos de cada una de...