En busca de la llama (II)

Salí de mi reino y me adentré en el de los humanos. Caminé cansado evitando las sombras que empezaban a formarse por cada árbol, muro o casa... Si no llegaba pronto a un escondite tendría que empezar a usar mis oxidados poderes de lucha yo... 
No podía dejar de pensar en todo el tiempo que la llama me ha alumbrado y dado cobijo, sin ella no tenemos nada que hacer frente a la oscuridad, frente a los ojos rojos que... Un escalofrío recorrió hasta la última pluma de mi ser y no me mal interpretéis, me refiero a la pluma de mis alas. 


La llama consumió hasta mi último poder, hasta mi última fuerza un suspiro se escapó de entre mis labios, vivía para mantenerla y ahora lo hago para avivarla.


Mientras giraba la esquina pensé
"Una muestra más de que ni la muerte acaba con obsesión ni los problemas si no se lo permites... Y que por más que te hagas oír suspirando no siempre habrá alguien a tu lado..."


Apenas quedaban ya cinco minutos para la puesta de sol completa... 


Corrí por la calle todo lo que pude y deseé poder sentir el vacío bajo mis pies pero mis alas poco hacían ya más que adornar mi espalda.
De pronto mis pies tropezaron con algo que crujió al instante.


-¡Hey! ¡Ten cuidado!
-¡Disculpa...!


Una niñita se acercó corriendo asustada.


-¿Pero qué has hecho? ¡Mira la pobre Daisy! 
-Bu-bueno no está tan mal...- Contesté nervioso, creo haber olvidado hasta el porque de mi carrera en ese momento.


-¿Qué no está tan mal?-Me contestó ofendida.


Al ver mi inminente silencio ante la muñeca hecha pedazos en el suelo, ella se me adelantó con resignación.


-Anda, ayúdame a buscarle el brazo derecho no puede estar muy lejos.
-No puedo, tengo... Algunos recados...
-Ya, ya, ya... Ángel tonto...-Soltó bajito entre dientes mientras iba a recoger parte de la cabeza de Daisy.


-¿Qué has dicho?- Sus palabras me pararon en seco.
-Mi mamá tiene razón, los ángeles son tontos.- De pronto soltó todos los trozos de muñeca que llevaba en sus bracitos y añadió enfadada.-Tontos como esta estúpida muñeca, puedes quedártela.
Y se alejó llorando. 


Estupefacto, observé como se desvanecía entre la oscuridad quien la acariciaba y abrazaba, quién le daba la bienvenida a casa hasta que desapareció por completo tras la portezuela de un edificio cercano.


Me quedé con una muñeca rota una niña que sabía demasiado destrozada y completamente solo en la oscuridad...


A pesar de todo y no se el porqué, recordé algo que aprendí, al ver la llama danzar adherida a la mecha...
No esperes a que pase la tormenta, empieza a bailar bajo la lluvia...


Pero no lo hice.

Comentarios

  1. Me he quedado intrigada XD ¿Quien es esa niña y porque puede ver a los ángeles? XD
    Supongo que tendré que quedarme con la duda durante un rato por que me tengo que ir :(

    Besos!!!

    PD: Te ha quedado genial ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja un comentario y haz más amena esta hora del té :) GRACIAS

Entradas populares de este blog

Confianza

Más perros que nunca

VEN Y PROCURA